Pedro Barbaboza Parreño

Pedro Barbaboza Parreño, Contador Mayor del Tribunal de Cuentas del Virreinato de la Nueva España y fundador de una de las familias mexicanas de mayor abolengo hoy día.

Nacido en Cortegana el 13 de Noviembre de 1673, Pedro Barba Boza Parreño se trata, sin lugar a dudas, del primer corteganés emigrado a Indias, que alcanzaría notoria significación. A partir de su llegada a Nueva España,  Pedro Barba Boza Parreño unifica sus apellidos, dando lugar a “Barbaboza” al que podemos considerar un apellido total y genuinamente mexicano. Vivió en Cortegana hasta los 31 años, saliendo de allí para iniciar estudios superiores en Salamanca o Sevilla, según la costumbre de la época, emprendiendo la aventura americana a comienzos del siglo XVIII, llegando a México en 1706 por invitación de su tío Bartolomé de Terreros y Ochoa. A su llegada montó una sociedad consistente en el establecimiento de una tienda de mercancías de la tierra y de importación para España y Filipinas. La tienda estaba espléndidamente situada en el portal de Mercaderes de ciudad de México, en la archiconocida zona del Zócalo, en la denominada hoy día Plaza de la Constitución El capital económico y material que logró amasar Pedro Barbaboza Parreño hizo que pudiera relacionarse con altas esferas civiles y religiosas. Cuatro años después de su llegada a México, ya en el año 1710, recibió el Título de Contador Mayor del Real Tributo y la Audiencia de Cuentas de Nueva España, nombrado por el monarca español Felipe V de Anjou en atención a su méritos y calidad. Su influencia y sus magníficas relaciones sociales harían de él una persona verdaderamente importante, que se vería rodeada, en todo momento, de funcionarios de alto nivel de la Corte Virreinal, oficiales y militares de alto grado, finas y distinguidas damas herederas de aristocráticos y ricos mayorazgos y en definitiva de gentes que iban a brillar con luz propia en la sociedad colonial del momento desde un punto de vida económico y social. Pedro Barbaboza y Parreño viviría rodeado de un ambiente cristiano y de buenas costumbres, al amparo de un poder personal cada vez más en auge que le llevaría a lograr para su familia el esplendor y la fama que todavía secundan hoy día al apellido Barbabosa. Los  descendientes de Pedro Barbaboza Parreño, desde a finales del         S. XIX y comienzos del S. XX se convirtieron en famosos ganaderos de reses bravas, siendo sus ganaderías, afamadas y reconocidas internacionalmente, destacando las de Santín (1837) y la San Diego de los Padres (1863), dos de las tres ganaderías de toros de lidia más antiguas de México.

Texto propocionado por Pablo Jesús Borrallo Sánchez, extraido de su libro: Corteganeses Ilustres: Diego López de Cortegana, Pedro Barbaboza Parreño y Pedro Romero de Terreros - I Conde de Regla" (Cortegana, 2010)

LA SIERRA NOTICIAS

CARNAVAL CORTEGANA

GUADALIFO CORTEGANA

RADIO CORTEGANA